Tema central

El sindrome de Down y el aprendizaje en la escuela.

Aunque la influencia más importante en la estimulación temprana es la interacción y las actividades de todos los días dentro de la casa, con la familia, los niños con síndrome de Down también se benefician de las oportunidades de enseñanza estructurada en los colegios y jardines infantiles.

Desde temprano, se anima a las familias a acceder a los servicios de intervención y atención temprana que están disponibles hoy en día.

En Chile hay instituciones como: Teletón, Cruz Roja Chilena, EduDown, Fundacion Rayün Down, Complemeta, Excepcionales, Alma Luz, entre otros, y además existen programas de Estimulación e Intervención temprana en universidades donde, gratuitamente, estudiantes asisten a las casas y, en conjunto con los padres se crea un programa de estimulación adaptado al niño, esto apoyará el desarrollo de algunos de los más importantes hitos de la primera infancia.

Por otro lado, siempre es bueno enfatizar en que los niños con síndrome de Down se benefician del establecimiento de límites de la misma manera que los demás niños, es decir, la crianza de un niño con síndrome de Down, en muchos sentidos, no puede y no debe ser muy diferente de la crianza de cualquier otro niño. Las buenas prácticas de crianza de los hijos se aplican a todos los niños, independiente de su condición.

La mayoría de los bebés y niños pequeños con síndrome de Down pueden y deben asistir a los centros de  estimulación temprana, terapias de fonoaudiología, terapia ocupacional y jardines de infancia junto a los niños de la misma edad. Ellos aprenderán mucho al compartir con otros niños pequeños.

Es ideal que al iniciar el Jardín y después al ingreso al colegio, como papás nos preocupamos de trabajar con un equipo de especialistas en aprendizaje e intervención temprana para fomentar el aprendizaje y desarrollo en la vida diaria del niño. Sin embargo, no está de más decir, que estos especialistas no son más que un apoyo, y que la tarea diaria de educar, crear hábitos es de nosotros, los padres.
Los niños con síndrome de Down pueden ser incluidos en todas las actividades, y deben tener las mismas expectativas puestas en ellos por su buen comportamiento y responsabilidad como los demás niños. No hay comportamientos específicos de los niños con síndrome de Down, sin embargo, a veces la incapacidad de expresarse con palabras pueden conducir a la frustración, muchos niños con síndrome de Down tratan de expresarse a través de comportamientos – a veces las indeseables rabietas – como todos los niños.

Por ello, a menudo, es necesario mirar más allá de un comportamiento y encontrar el verdadero mensaje que el niño está tratando expresar. Esto ayuda a entender y lidiar con dicho comportamiento.

En la Escuela

Los niños con síndrome de Down pueden asistir a la escuela de elección de los padres. En el pasado, muchos de los jóvenes con síndrome de Down han asistido a escuelas para alumnos con discapacidad intelectual, separándolos del resto, no obstante, las investigaciones demuestran que la mayoría de los niños con síndrome de Down van a tener un mejor progreso  cuando son educados en las escuelas regulares junto a sus compañeros.

Un estudiante con síndrome de Down tiene más probabilidades de experimentar el éxito escolar en una escuela que habla de verdadera inclusión, siendo apoyado como parte de la cultura de la escuela, y donde las diferentes necesidades de aprendizaje de todos los estudiantes se reconocen y abordan adecuadamente.

Las investigaciones también demuestran que toda la comunidad estudiantil se beneficia al incluir a estudiantes con discapacidad. Todos los estudiantes se beneficiarán de estrategias desarrolladas para satisfacer las necesidades de aprendizaje de un estudiante con síndrome de Down. Los mejores resultados se logran cuando se proporciona el apoyo adecuado a los profesores.

Los niños con síndrome de Down deben recibir un apoyo adicional para acceder a un normal plan de estudios (adecuaciones curriculares). El nivel de apoyo y la cantidad de modificación del programa requerida variará de uno estudiante a otro.

 

Potencial de aprendizaje 

Las personas con síndrome de Down generalmente tardan más en aprender cosas nuevas. Usualmente es necesario desglosar la actividad en tareas más pequeñas que los otros alumnos para que alcancen el mismo objetivo, y así más repetición puede ser necesaria para retener las habilidades aprendidas. Los niños con síndrome de Down también pueden requerir más estructura en sus actividades de manera que puedan trabajar de forma independiente en la clase. Todo lo anterior es en términos generales, cada niño es diferente, único, y su potencial de aprendizaje variará dependiendo de sus intereses y gustos.

La brecha de aprendizaje entre los niños con síndrome de Down generalmente crece en la escuela secundaria, sobre todo, cuando no han tenido escolarización desde pequeños, esta brecha a veces es muy significativa, de ahí todas las etiquetas que nosotros los adultos tenemos hacia las personas con síndrome de Down. Los jóvenes con síndrome de Down seguirán progresando en su educación si se les da la oportunidad para hacerlo.

Actualmente, vemos muchos estudiantes  con síndrome de Down que alcanzan a terminar la enseñanza media, y una formación post-enseñanza media, y de hecho, hay adultos con síndrome de Down que asisten a las Universidades, todo lo anterior, gracias a que los padres de dichas personas nunca dudaron en entregar todas las herramientas y oportunidades necesarias.

Es importante tener en cuenta que el éxito académico no es la clave para llevar una vida normal. Muchos jóvenes con destrezas académicas limitadas abandonan la escuela, sin embargo, están perfectamente capacitados para llevar una vida feliz, plena e independiente como miembro productivo de la comunidad.

Para recordar…

  • Los Programas de intervención temprana ayudan a los niños con síndrome de Down a alcanzar su potencial.
  • La mayoría de los bebés y niños pequeños con síndrome de Down pueden  asistir a los centros de estimulación temprana y jardines de infancia.
  • Los niños con síndrome de Down pueden asistir a las escuelas regulares.
  • Muchos estudiantes con síndrome de Down alcanzan la enseñanza media e incluso, muchos están asistiendo a las Universidades.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Marisol contreras barraza dice:

    Hola soy marisol contreras y tengo el placer de tener un bebe con down tiene 9 meses se llama dieguito y ne gustaria saber mas de ellos no ha sido facil pero soy muy feliZ con mi angel.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s